Noticias

Acero sostenible

30 de junio de 2022

Acero sostenible

"Innovamos en acero de manera sostenible, generando valor y bienestar a nuestros clientes, comunidades y toda la sociedad". Así resumen en Siderúrgica Huachipato su estrategia de desarrollo marcada –según subrayan– por un real compromiso con la sostenibilidad.

Una cualidad que buscan consolidar con iniciativas de vanguardia como las que hoy impulsan para reducir su huella de carbono y las emisiones atmosféricas, alcanzar el "zero waste" en gestión de residuos, fabricar acero utilizando hidrógeno verde, promover el valor compartido en el relacionamiento con la comunidad y entregar productos siderúrgicos que aportan a que actividades productivas como la minería puedan desarrollarse de manera más respetuosa con el medio ambiente y las personas.

Aporte a la minería

Con 76 años de historia, Siderúrgica Huachipato, del Grupo CAP, es la principal productora de acero en Chile. Desde la empresa destacan que su planta ubicada en Talcahuano ha generado un positivo impacto productivo, económico y social en la Región del Biobío, a lo que suma una preocupación genuina por el entorno natural y humano.

Su Gerente Comercial, Jaime Quadri, recalca: "Para el grupo CAP, y Huachipato en particular, la sostenibilidad es el eje central de nuestra estrategia de desarrollo. Y esto no es un cliché, sino que lo hacemos por convicción y viene hace muchos años". Añade que, en ese contexto, la compañía busca mejorar de manera continua sus procesos productivos para responder a los desafíos socio-ambientales y, además, apoya una serie de proyectos para hacer más sostenibles las actividades de sus clientes. Ejemplo de eso es el aporte que Huachipato hace al desarrollo de una minería más verde.

Marco Carrasco, Gerente de I+D de la siderúrgica, lo grafica del siguiente modo: "Somos el principal productor de acero para la minería en Latinoamérica y particularmente en los mercados de Chile y Perú. De las poco más de 800 mil toneladas que fabricamos al año, unas 500 mil toneladas se van para el uso en minería, y representa cerca del 70% del consumo de acero en este sector. En ese escenario, la compañía cumple un rol relevante en varios aspectos.

Primero, al ser un proveedor local aseguramos el suministro de este insumo esencial para la actividad minera, reduciendo drásticamente las externalidades negativas asociadas a la importación de acero como, por ejemplo, la huella de carbono de los productos que vienen de China, los cuales tienen un 30% más de emisiones de efecto invernadero. Además, alineados con el concepto de economía circular, ayudamos a reducir el consumo de acero en los procesos, para lo cual hemos desarrollado varios productos especiales en conjunto con nuestros clientes".

Uno de los casos más emblemáticos es la producción de aceros de alta resistencia para la construcción, los cuales permiten reducir hasta un 30% el consumo de este material en un proyecto de infraestructura y aportan mejoras a diferentes industrias. En el caso de la minería, por ejemplo, estos aceros especiales se han utilizado para levantar sistemas de fortificación de túneles, disminuyendo el material requerido y la huella de carbono asociada, generando al mismo tiempo beneficios como la mayor seguridad para los trabajadores, el resguardo de los activos y la continuidad operacional de la faena.

 

Renovables e hidrógeno verde

Desde la siderúrgica también destacan algunas iniciativas asociadas a sus procesos productivos con las que buscan elevar sus estándares ambientales y de sostenibilidad. En primer lugar, resaltan los avances en materia energética para reducir su huella de carbono.

Marco Carrasco expone: "Huachipato utiliza dos fuentes de energía principales en sus procesos. Una es la reutilización de los gases que se generan como subproductos del proceso de producción de acero. Y la otra es la energía eléctrica que suministra Engie, generada a partir de fuentes 100% renovables. Vale decir, hoy registramos cero emisiones en el alcance 2 de nuestra huella de carbono".

El especialista comenta que, a nivel global, la industria siderúrgica representa el 7% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Frente a eso, la compañía busca descarbonizar aún más su proceso productivo con un proyecto de vanguardia mundial: la fabricación de acero usando hidrógeno verde en reemplazo del coque metalúrgico que es la principal fuente de emisión. "Estamos trabajando para habilitar una planta piloto para producir 50 mil toneladas anuales de acero líquido 'verde'.

Esta planta podría estar operando en el año 2026 y esperamos tener éxito para escalarla y llegar a producir unas 500 mil toneladas en 2030 con esta tecnología", detalla Carrasco. Huachipato también avanza en el cumplimiento del plan de prevención y descontaminación atmosférica (PPDA) que rige para Concepción Metropolitano, el cual obliga a la planta a reducir sus emisiones en un 30% al año 2024. "Estamos muy avanzados para alcanzar esa meta antes que se cumpla el plazo", asegura la Jefa de Medio Ambiente, Carolina López. A eso se suman dos proyectos (uno en la planta de coque y otro en el área de altos hornos) para encauzar las emisiones que no salen por ductos o chimeneas, tal como lo exige el PPDA.

 

Cero residuos al 2025

Otra iniciativa ambiental que relevan en Huachipato es la recuperación del scrap (chatarra) que generan otras actividades productivas, residuo que la empresa aprovecha para fabricar acero. En particular, como parte de su programa de economía circular para la minería, la siderúrgica incorpora a su producción el scrap de acero derivado de las bolas de molienda y otras partes y piezas de las faenas mineras, agregando valor de la cuna a la cuna.

"Consumimos alrededor de 200 mil toneladas anuales de chatarra externa, lo que sobrepasa con creces la cantidad que se genera de este residuo en la minería", subraya Carrasco. Añade que esto se suma a otros esfuerzos para ayudar al avance de la economía circular en el país. "Reciclamos el 95% de nuestros residuos y al 2025 queremos lograr el zero waste, vale decir, no enviar ningún residuo a disposición final", apunta.

Luego indica que, con su equipo de I+D, la empresa también pretende colaborar para que sus clientes mejoren el tratamiento de sus residuos e incluso puedan procesarlos en la planta de Huachipato. "Por ejemplo, iniciamos un proceso de investigación para colaborar en el procesamiento de residuos mineros. También estamos trabajando con las empresas locales para usar algunos de sus co-productos, como insumos materiales o energéticos, y así generar circularidad en todos nuestros negocios. Nuestra estrategia de desarrollo de nuevas soluciones incluye no lanzar ningún producto al mercado que no se haga cargo de los residuos de la cadena productiva", sostiene.

 

Valor compartido

En Huachipato resaltan que detrás de los proyectos mencionados existe un fuerte trabajo de innovación y desarrollo, que implica altas inversiones en equipamiento y capacitación de personas. Un factor que ha contribuido a eso es la cercanía que la compañía mantiene con universidades, centros de investigación y otras empresas, lo que se inserta en una política de relacionamiento comunitario que hoy también buscan fortalecer.

Carrasco explica: "Históricamente, hemos tenido un rol relevante para el crecimiento industrial en la Región, así como para el desarrollo de las comunidades y los centros de investigación entre otros, pero la forma en que nos vamos a relacionar ahora tiene un cambio estratégico: avanzar hacia el valor compartido". A su vez, Jaime Quadri complementa y concluye: "El concepto de articulación con las cadenas productivas, con el entorno y la comunidad es algo que viene desde los inicios de Huachipato. A eso hoy le sumamos la sostenibilidad como eje de desarrollo porque estamos convencidos que es la única forma de seguir creciendo y contribuir al bienestar de toda la sociedad".